¿Cómo me organizo?

Lo primero que me suele preguntar la gente después de ver el cambio que pegado en mi estilo de vida y les cuento cómo y cuánto entreno es… ¿y cómo te organizas? Antes de responder a esta pregunta, os voy a dar algunas pinceladas como punto de partida para que os podáis hacer una composición de lugar.

Vivo con mi pareja, no tenemos hijos, trabajo generalmente de 7 a 3 (algunas tardes se me pueden complicar) y, como tareas extralaborales, estudio portugués 2 horas a la semana. Además, en casa me suelo encargar de hacer las comidas. Desde este punto de vista, considero que soy un afortunado de poder tener las tardes más o menos libres para organizarme, aunque no hay semana que haya que hacer encaje de bolillos.

Generalmente empiezo a organizar mis semanas el sábado previo, cuando mi entrenador publica en Training Peaks los entrenamientos. Me apoyo mucho en las herramientas de Google y comparto con mi pareja un calendario en el que ambos vemos nuestras agendas. De esa forma consigo que no se me escape nada y así encajo los entrenamientos. Por ejemplo, aprovecho para entrenar cuando ella va a clases de idiomas o alguna formación de su trabajo. 

Si puedo, acostumbro a comer en el trabajo. Como de tupper siguiendo las pautas de mi nutricionista, que ya os presentaré más adelante. De esta forma, mato 2 pájaros de un tiro y tengo aún más tiempo por las tardes ya que hago parte de la digestión en el trabajo. Hablando de comidas, acostumbro a hacer tuppers 2 veces a la semana. Esto es, cocino los domingos o lunes para tener comida preparada hasta el miércoles, y el miércoles cocino hasta el viernes. Pienso que es más práctico y económico (en cuanto a tiempo y dinero) hacer 2 buenas tiradas de cocina, dejarlo todo preparado y olvidarme. Con las pautas de mi nutricionista todo es más sencillo, ya que no tengo que pensar mucho ni al hacer la cesta de la compra ni al preparar los menús semanales.

Conociendo con antelación los entrenamientos también y, a raíz del COVID, puedo ponerme recordatorios para hacer reservas para gimnasio o natación. En los polideportivos municipales de Bilbao, debido a las restricciones de aforo por COVID, se implantó un sistema de reservas gratuitas de calles para natación. Debes escoger el día, la franja horaria y la calle. Dado que hay aforo limitado, las reservas vuelan. Además, las reservas se abren 48 horas antes, por lo que hay que andar muy espabilado para reservar lo que te interesa.

Como la gran mayoría, acostumbro a hacer la tirada larga de bici los fines de semana, de buena mañana. Soy una persona a la que no le cuesta madrugar, así que intento salir con los primeros rayos de sol para poder volver antes de mediodía y aprovechar del fin de semana. Algo que tengo muy claro es que no debo anteponer el deporte a lo personal y se tiene que solapar no menos posible. El tiempo pasa y pienso que debemos aprovechar muy bien en el tiempo con los nuestros. No quiero que suene ni tremendista ni trascendental, solamente es la conclusión que saqué después de perder tiempo en el pasado que nunca voy a poder recuperar, por desgracia.

Como os decía antes, intento comer en el trabajo para entrenar en las primeras horas de la tarde. Por diferentes motivos:

  • Si he tenido un día malo en la oficina, me ayuda a desconectar y descomprimir la cabeza de estrés y malos pensamientos.
  • Si he tenido un buen día, me lo tomo con el remate final. Se suele entrenar mejor de buen humor
  • No me sienta bien hacer deporte a partir de las 8 de la tarde, después me cuesta mucho dormir. Me noto como revolucionado.

La gente más cercana dice que soy demasiado cuadriculado, sin embargo, creo que es un buen método. No es que sea como un trabajo, pero sí que le doy cierto nivel de importancia. Creo que es herencia de mi anterior etapa como entrenador, también me gustaba ser minucioso y metódico con mi trabajo. Sé perfectamente no dejo de ser un aficionado, un triatleta popular. Sin embargo, me gusta aprovechar bien el tiempo. Si voy a dedicarle 7, 8 o hasta 10 horas a algo, lo voy a hacer con seriedad y que me repercuta en positivo. Si lo voy a hacer a marchas forzadas, sin orden, y sin sacar provecho, mejor me dedico a otra cosa. Además, estoy pagando por ello. Tampoco me gusta tirar el dinero. Si pago porque me den unas pautas de entrenamiento y nutrición, lo mínimo es seguirlas. Si es que estás satisfecho. Si no lo estás, pues lo dejas y cambias.

Entiendo que, cuando leas esto, pienses que soy un privilegiado. Así lo siento, parto de unas condiciones de base ideales para dedicarme al deporte amateur. Aunque también es cierto que, por mucho tiempo que tengas, si no eres capaz de llegar un orden y una rutina, no vas a poder progresar. Y, sin progreso, tampoco veo que tenga continuidad. Aunque mientras puedas dedicarle algo de tiempo de tu vida a hacer deporte, ¡bienvenido sea!

No tags 0 Comments 0

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *