Empezando…

Siempre había querido escribir, mi madre me decía que lo hacía muy bien. No sé si será verdad, pero siempre me ha llamado la atención la posibilidad de escribir. Un amigo me recomendó hacerlo para reflexionar sobre todo lo que estoy haciendo, en concreto en el deporte. Por lo que voy a aprovechar este espacio para dejar mis pensamientos, dudas o progresos, generalmente relacionado con el deporte y en concreto con el que practico desde hace casi 3 años, el triatlón. Os contaré cómo en 3 años he pasado de ser una persona sedentaria a hacer un triatlones de corta y media distancia. Os explicaré cómo he pasado de pesar 117kg a 76kg, sin prisa, disfrutando y aprendiendo.

Lo primero, presentarme. Me llamo Pablo González y soy de Bilbao. En otros posts os hablaré más de mí, de mi trayectoria en este deporte. Hoy quería hablaros sobre la próxima competición en la que voy a participar, el Infinitri Half de Peñíscola, y sobre lo que me pasa por la cabeza a pocos días para la prueba.

 

Se trata de la 1ª prueba de 2021, me hubiera gustado participar en el duatlón de Viana, pero el bicho no nos está dejando competir todo lo que nos gustaría. 1ª prueba y nervios, como siempre. Aunque son nervios de los buenos, como suelo decir. Estoy motivado y con ganas de volver a verme compitiendo en esta distancia. Va a ser mi 2ª experiencia, la 1ª fue en septiembre en el Half de Bilbao.

Con la experiencia reciente de Bilbao, aunque con la incertidumbre de no conocer el recorrido en bici. Me he empollado el perfil y haré un reconocimiento el día previo, pero me genera cierta intranquilidad no haber rodado por el recorrido. Lo bueno es que me noto fuerte, los entrenos están saliendo bien y me agarro a esto. Creo que hará falta mucho control para no calentarme y no llevarme sustos.

Antes, la natación tiene una pinta espectacular por el entorno. Suelo nadar mejor de lo que espero, pero no quiero confiarme. Hemos hecho alguna simulación, pero en piscina. El mar me pondrá en mi lugar.

La T1, ¡ay la T1! He vuelto a no entrenarla y me temo que volveré a perder tiempo. No aprendo. Me pongo muy nervioso tras salir del agua, revolucionado y con nervios. No voy a decir que lo entrenaré porque me conozco y no lo haré. Así que, me agarro a saber estar tranquilo.

Para la carrera a pie sí tengo un objetivo claro, más allá de ritmos, y es controlarme tras la T2. Suelo salir desbocado y acabado haciendo las carreras de más a menos. Como me dice el entrenador (otro día os lo presentaré), motiva más ir recogiendo cadáveres. Quiero empezar conservador, haciendo valoración de daños tras la bici, y poder acabar a un ritmo bueno, pero sobre todo disfrutando de la carrera por el paseo de la playa. Hasta ahora todas las carreras en triatlón las he acabado sin disfrutar del todo, pagando esfuerzos de más. Es lógico acabar cansado, con alguna molestia, pero no quiero acabar con sensación de estar vacío.

A la vuelta os contaré qué tal ha ido el viaje, más allá de la prueba, también compartiré lo que me supone participar en pruebas en las que no como ni duermo en casa.

No tags 0 Comments 0

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *